Reiki

Qué es Reiki

Reiki es un método de canalización de energía universal a través de las manos de un terapeuta con la finalidad de facilitar la sanación de sí mismo o de otra persona.
Los cuerpos vivientes, humanos o animales, irradian calor y energía. Esta energía es la fuerza vital propiamente dicha y tiene tantos nombres como civilizaciones humanas han existido, los japoneses en particular la llamaron ki y es la raíz que aparece en la palabra reiki.

La palabra reiki proviene entonces de la unión de dos palabras japonesas: Rei y Ki. Rei significa “inteligencia espiritual o conciencia universal” entendida como la inteligencia divina omnipresente que dirige todos los procesos en el universo. Por lo tanto Reiki puede definirse entonces como fuerza vital guiada inteligentemente por la conciencia universal.

El Ki y la salud

Si tu fuerza de vida (ki) está baja, o restringida en algunas áreas de tu cuerpo, serás más susceptible a enfermedades.

Ki es la fuerza de la vida que anima a todos los seres vivos. Es una energía de tipo eléctrico que configura el organismo y determina su estado de salud. Cuando ki se separa del organismo viviente, la vida abandona a éste. Pero es también la fuerza vital esencial de la tierra, los planetas, las estrellas y los cielos; y todas estas fuentes de energía influyen sobre el ki del cuerpo viviente. Todo lo que tiene vida contiene ki y lo irradia.

La persona que ha recibido los alineamientos como terapeuta Reiki tiene abiertos los canales de la energía y despejadas las obstrucciones por efecto de dicho alineamiento. En estas condiciones no sólo aumenta su captación de esta energía vital o ki mejorando su propio estado, sino que además participa de la fuente de todo ki universal.

Utilidad del Reiki

Reiki se puede aplicar a pacientes con la finalidad de aliviar el dolor, ayudar a la cicatrización de heridas, aliviar el estrés, armonizar energéticamente a la persona, equilibrar emocional y mentalmente al paciente, etc. Sin embargo, como vimos antes, la función esencial del Reiki es poner en sintonía a la persona con su ser superior y con el universo.

Éste último proceso se logra esencialmente a través de las iniciaciones o sintonizaciones.

Hay que tener presente que el Reiki en sí es un camino de desarrollo espiritual, y que el primer nivel dedicado a la sanación física es sólo la primer escala del camino.

En el segundo nivel los símbolos Reiki ayudan a la armonización mental, emocional y son aplicables al logro de objetivos personales a la sanación de relaciones, etc.

El tercer nivel está dedicado a mejorar la conexión espiritual con el yo superior y apunta mucho más al desarrollo interior del practicante que a la sanación de pacientes.

La singularidad de Reiki

Algunos se asombran cuando escuchan que existen diferentes variedades de Reiki, porque consideran que Reiki es aquello que el Dr. Usui enseñó. Según esta forma de ver las cosas ningún otro método curativo debería llevar el nombre de Reiki, ya que existía en Japón cuando el Dr. Usui recibió el nuevo método curativo. Por esta razón es que no denominó a su método Reiki, sino Usui reiki Ryoho, para dejar en claro que se trataba de una variedad específica de reiki. En este momento en que se enseñan otros métodos, ha quedado en claro que existe toda una serie de métodos curativos, que en justa razón pueden ser considerados como Reiki.

Si pensamos en esto, ¿cómo podemos decir qué es y qué no es un método Reiki? Si investigamos el Reiki que le fue dado al Dr. Usui nos encontramos con cuatro características singulares que otorgan la condición de Reiki a una categoría de métodos curativos. Estas características pueden definirse del siguiente modo:

  • 1. La capacidad de dar Reiki se origina en una sintonización y no proviene de algo que se ha adquirido a lo largo del tiempo con ayuda de la meditación o de otro tipo de ejercicios.
  • 2. Todos los métodos de Reiki pertenecen a una corriente. Es decir, que el método es trasmitido del docente al alumno por medio de una sintonización que comienza con aquel que primero ha enseñado la técnica.
  • 3. En Reiki no es necesario dirigir la energía con la razón, ya que ella es guiada por el poder superior y ella conoce su camino y sus efectos propios.
  • 4. Por eso el Reiki no puede producir ningún daño. Si un método curativo dispone de estas cuatro características, puede entonces considerárselo un método Reiki.

Existen entonces distintos sistemas de Reiki como por ejemplo, Usui Tradicional, Usui Tibetano, Karina, Tera Mai, etc.

La Sintonización o Alineamiento Reiki

Ciertamente todos los seres vivos tienen ki, pero los alineamientos Reiki conectan al recipiendario de una manera más directa con esa fuente inagotable.
Con su primer alineamiento para Reiki I el receptor o la receptora se convierte en un canal de esta energía curativa universal. Desde el momento en que lo recibe hasta el término de sus días, todo cuanto necesita hacer esa persona para ponerse en contacto con el ki terapéutico es posicionar las manos sobre sí misma o sobre otra, y la energía empezará a fluir automáticamente.

El alineamiento, al poner a la persona en contacto directo con la fuente de ki, aumenta la energía vital de ésta, le aporta la curación, y le confiere el poder de sanar a otras personas sin agotar las propias reservas.

En los breves minutos que dura el proceso de alineación, la persona que recibe la energía Reiki se beneficia de un regalo que va a cambiar su vida para siempre, y en sentido positivo desde cualquier punto de vista que se contemple.

A partir de este momento la persona que ha recibido el alineamiento es terapeuta Reiki y posee unas facultades que antes no sabía que tuviese, pues de hecho el alineamiento no aporta nada nuevo; sólo abre y pone en sintonía, (alinea), lo que ya estaba en esa persona. Podríamos describir el proceso de alineamiento diciendo que es como enchufar una lámpara en una casa cuya instalación eléctrica se halla ya conectada a la red; luego, cuando el terapeuta impone sus manos con intención de sanar es como si pulsara el interruptor y encendiera la lámpara.

Este proceso de alineamiento o iniciación diferencia el Reiki de cualquier otro sistema de curación por imposición de las manos o por el tacto. El alineamiento no es una sesión terapéutica; es el comienzo de la creación de un terapeuta.

En cada nivel (I, II, Avanzado y Maestría en el caso del sistema Usui-Tibetano), el discípulo o discípula recibe un alineamiento. Cada uno de éstos acentúa la potencia positiva de su capacidad para canalizar el ki.

Los alineamientos se administran de uno en uno, y esto puede ser un bello rito, o un proceso de urgencia y desprovisto de ceremonia; en cualquier caso se trata de la transmisión de un poder mágico. Las personas recipiendarias experimentan determinadas sensaciones, aunque cada caso es diferente.



copyright ©2007 Jorge Alonso | Terapeuta Floral | Maestro de Reiki | Consultor en Astrología
diseño web: Creativa | sitio actualizado: Jueves, 03 de Diciembre 2009