Artículos

Como decíamos en nuestro anterior artículo, la carta natal es un mapa de las energías celestes tal como eran vistas desde el lugar del nacimiento en el momento exacto en que nacemos.

Esas energías impresionan la conciencia generando el trauma o impronta original que marca nuestra actual encarnación (o expresado de otra manera el lente a través del cual interpretamos y respondemos a nuestras experiencias). El objetivo de este artículo es explicar brevemente los elementos existentes en este mapa y qué puede hacer el astrólogo para ayudar a su consultante. Como pueden ver en la figura adjunta, los principales elementos presentes en la carta son:

1) Los 12 signos- que representan la totalidad de las energías que llegan a nuestro planeta y las cualidades de la energía que conforma la totalidad del Universo conocido.

Así por ejemplo Aries representa la iniciativa, la impulsividad, la competitividad, el deseo de autoafirmación, etc.; Acuario la libertad, la independencia, la originalidad, Virgo el deseo de servir, la capacidad de para analizar y perfeccionar el mundo material etc.

2) Los planetas son las distintas partes de nuestra psiquis a través de las cuales concientizamos y actuamos las energías Zodiacales.

Así el Sol representa nuestra voluntad conciente, nuestra vitalidad, nuestros valores esenciales, la Luna representa el subconciente, los hábitos, la manera en que respondemos instintivamente cuando necesitamos sentirnos protegidos y seguros, a nuestra madre arquetípica, etc..

Mercurio representa la función mental y las comunicaciones, la manera en que aprendemos y nos expresamos, etc

3) Las casas son los campos o ámbitos de la experiencia humana.

Por ejemplo la casa II tiene que ver con la forma en que ganamos nuestro dinero, nuestros valores en general, lo que estimamos necesario para sentirnos seguros; la casa VII representa el matrimonio, las características de las sociedades que establecemos, etc.

4) Los aspectos son los ángulos que forman los planetas entre si y muestran como se relacionan entre sí las partes de la psiquis representadas por esos planetas.

Así, si bien las energías de los 12 signos están potencialmente presentes en todos nosotros, cada quien es conciente y actúa utilizando preferentemente aquellas representadas por los signos en donde están ubicados nuestros planetas personales y centramos nuestra atención en los asuntos correspondientes a las casas que ocupan esos planetas. Y como la ATENCIÓN y la INTENCIÓN generan el mundo y la realidad donde vivimos, tendemos a reproducir automáticamente (y a veces repetitivamente) los patrones que establece nuestra carta natal ignorando el resto de las energías (que son absolutamente necesarias para un desarrollo pleno como humanos) y que permanecen en principio latentes. De ahí que podamos predecir cuáles serán las actitudes y áreas de interés del consultante.

Pero después de nuestro nacimiento, al instante siguiente, y en cada instante sucesivo, existen muchos cielos más, muchas más combinaciones “signo-planeta-casa”, (expresados en personas o acontecimientos) que interaccionaron con nosotros y que hicieron resonar en nosotros esos principios planetarios o esos signos zodiacales de los que, por estar desocupados tenemos poca conciencia.

Entonces, a través de cada personas, cada tránsito astrológico, cada evento concreto podemos expandir nuestra conciencia. La labor del astrólogo es ayudar al consultante a expandir su conciencia y trascender su carta natal a través del autoconocimiento y la sincronización con el cosmos.

El astrólogo puede hacer ver a la persona cuáles son las energías de las que él es predominantemente conciente, de cuáles carece, cuáles pueden ser expresadas de mejor manera, que otras alternativas hay, etc. Sincronizarse en el sentido de poner en relación el microcosmos personal con el macrocosmos ayudando a aprovechar cada momento y cada relación para cumplir su misión personal y para enriquecerse.

Al hacerlo, lo estamos ayudando a comprender su conexión con el cosmos y con sus hermanos y como su crecimiento personal está indisolublemente ligado al de ellos.

De esta manera contribuimos a re-ligar a cada persona con el Universo y a disolver "la gran herejía de la separatividad" de la que habla el maestro Dwjhal Khul.

Así, el consultante, estará en mejores condiciones de ampliar su mirada original, de aprovechar oportunidades e incorporar nuevas habilidades que le den más RIQUEZA Y LIBERTAD para DIRIGIR SU VIDA manejando creativamente los condicionamientos iniciales que le plantea su carta natal de forma de enriquecerse a sí mismo sirviendo a la humanidad.

Y como astrólogos es nuestra tarea explicar al consultante cómo puede aprovechar cada relación, cada tránsito o progresión para EXPANDIR SU CONCIENCIA y para ganar más experiencia y habilidad en el manejo de otras energías.



copyright ©2007 Jorge Alonso | Terapeuta Floral | Maestro de Reiki | Consultor en Astrología
diseño web: Creativa | sitio actualizado: Jueves, 03 de Diciembre 2009